jueves, diciembre 21, 2006

LINUX PARA MI HERMANA (II)

Para los que estén interesados en el desarrollo de la historia de mi hermana con Linux, les contaré tuvimos que tomar en cuenta factores adicionales, como la dificultad de encontrar conexiones rápidas a internet en Pasto. Y después de algunas deliberaciones adicionales, llegamos a la conclusión de que la mejor opción era Knoppix en español. El mismo que habían mencionado los punkeros tostados de Mutante Cósmico.
Debido a no sé qué impulso irracional, me decidí a hacerle una partición más a mi computador, y a ponerlo a funcionar con dos sistemas operativos; vector linux y Knoppix. Como la idea era sólo probar este último, sólo le asigné 4 Gigas, mientras el vector tiene 26 Gigas del disco.
A continuación, entonces, está la descripción detallada de los pasos para instalar Knoppix en una partición del disco duro.

Primero que todo, hay que descargar una imagen de CDROM (se puede de DVD, pero sale ligeramente más caro). Esa se puede encontrar en la página web de Knoppix en español, o se puede bajar simplemente haciendo click aquí. El enlace que doy es simplemente uno de los 6 servidores ftp posibles.

Hasta este punto, no hay necesidad de haber hecho una partición en el disco ni nada, pero sí recomiendo sacar un backup de los archivos que uno vaya a necesitar, y aparte de esto tal vez un backup del sistema completo, por si uno después se arrepiente.

Después, hay que quemar ese disco a un CD. Sugiero quemarlo en dos CDs, y regalarle el segundo a alguien que pueda estar interesado en probarlo, como dicen los vendedores, sin compromiso. Parte de las razones para escoger Knoppix tuvieron que ver con apoyar el loable esfuerzo de los desarrolladores para hacer un sistema tan sencillo para el hispanoablante. Creo que esta distribución tiene bastante futuro en ciudades como Pasto, aunque en provincias la gente todavía crea que Microsoft es una empresa decente.

El CD de Knoppix es por defecto un live-CD, lo cual significa que no instala nada en el computador, sino que puede correr como sistema operativo desde la unidad de CDROM, usando los recursos del computador, pero dejando todo tal como lo encontró (cuando uno se sale por las buenas, y no interrumpe indebidamente la sesión). Por lo tanto, el mismo CD que sirve para instalar, sirve para darle un vistazo a cómo funciona Knoppix sin instalarlo.

Debo confesar que me impresionó el hecho de que un sistema operativo pudiera correr tan bien desde un CDROM, especialmente si es uno que biene con una interminable cantidad de aplicaciones, que incluyen OpenOffice, un emulador de Windows (qué alarde) y mucho más de lo que traen las distribuciones de Windows que yo conozco. Todo, funcionando bien desde CD a una velocidad razonable en mi máquina vieja, lo cual me impresionó bastante.

Si uno no tiene el CD de Knoppix en español, sino el que está en Inglés, puede hacer lo siguiente: Cuando al comenzar aparece una pantalla de entrada que le dice boot:, uno tiene que teclear lang=es, y el sistema cargará en español. Sin embargo, sospecho que el CD de Knoppix en español tiene una traducción mucho más completa que la de la opción lang=es.

Cuando ya esté cargado, uno tendrá una interfaz gráfica con un escritorio muy bien presentado, aunque tal vez un poco recargado, donde se puede curiosear. Es importante chequear que en esas condiciones funcione la red, la memoria flash, y demás periféricos.

Entonces, uno presiona simultáneamente las teclas [CTRL][ALT][F1]. Lo que sucede ahí, es que se sale de la interfaz gráfica y se queda en una interfaz de sólo texto. Aparece el último texto que salió antes de cargar la interfaz gráfica. Entonces, se presiona [ENTER], y sale un prompt así:

root@tty1[/]:

Entonces, se teclea

kanotix-instaler [ENTER]

Ese es el nombre del comando que ejecuta la instalación. En algunos casos, es posible que el computador conteste comando desconocido; en ese caso el instalador puede llamarse más bien knx-installer. Si no es ninguno de los dos, se puede teclear k[TAB][TAB], y aparece una lista de comandos que sí funcionan, entre ellos el de el instalador, que tiene que llamarse muy parecido a kanotix-installer o knx-installer.

Aparece entonces una página donde le cuentan a uno que eso lo desarrolló un tal Víctor Alonso, basado en el trabajo del creador de Knoppix y otras personas. Al final, aparece . De aquí en adelante, vamos a tener ventanas con opciones que se pueden cambiar con [TAB], seleccionar con [ESPACIO] y páginas que se pasan con [ENTER] cuando uno ya escogió lo que quería. En esta primera página, ya está seleccionado, de modo que sólo es presionar [ENTER].

A continuación aparece un menú, que tiene las siguientes opciones:
  1. Configurar Instalación
  2. Instalar
  3. Particionar el disco
  4. ....
Hay que seleccionar Particionar el disco. Entonces, aparecen dos opciones, que son la partición estándar, y usar cfdisk. Una de las dos aparece seleccionada (*) y la otra no seleccionada ( ). Hay que seleccionar cfdisk, desplazando con [TAB] el cursor hasta el paréntesis de ( )cfdisk, y entonces presionando [ENTER]. Si el computador tiene sólo un disco duro, aparecerá primero sólo una opción para escoger que es disco hda. Basta presionar [ENTER]. Si no, se escoge el disco en el que se quiere montar Knoppix (hda, hdb, etc.).

Entonces, aparece la lista de las particiones, que suele ser hda1, hda2, etc. No estoy muy seguro de cómo es la cosa con Windows, pero el caso es que hay que borrar todas las particiones que haya. Eso se hace cambiando partición seleccionada con las [flechas], y usando [TAB] para cambiar las acciones del menú de abajo. Se selecciona cada partición, y en el menú de abajo se selecciona Suprimir, y se presiona [ENTER]. Así con todas.

A continuación, se vuelven a crear. ahora sólo aparece el espacio libre del disco. Se selecciona [nueva partición] o [crear partición] en el menú de abajo, y en el siguiente cuadro se le dice primaria. A continuación, pregunta el tamaño. Entonces, uno le pone el tamaño que le quiere asignar a Linux. Sugiero que sea más de la mitad del disco, aunque hay que dejarle espacio al pobre Windows, que es tan ineficiente usando el disco.
Cuando se ha creado la partición, se escoge el [tipo] de partición, que debe ser 83, que es Linux. También hay que volverla [iniciable] (en inglés [boot]), con la primera opción del menú de abajo, para ponerle un sistema operativo. Si el computador tiene poca memoria (128 megas o menos), es bueno asignarle unos megas a una partición SWAP (digamos, 512 Megas), que es una partición tipo Linux swap (82). El utilizará esa partición como memoria virtual, y eso la mayoría de las veces evitará que se quede colgado.

Después, se crea la partición de Windows, de la misma manera, pero poniéndole [tipo] 86 que es NTFS de Windows (ese es el que se ha utilizado desde Windows 2000 en adelante). Si es un Windows viejo, es decir, anterior al 2000, se le hace una partición tipo 0B (cero-B) que es FAT32.

Finalmente, se le dice [write], él pregunta si uno está seguro, y se le dice si, o yes. Y queda lista la tabla de particiones.

Con eso, uno vuelve al programa de instalación, y escoge la opción 1: Configuración de la Instalación. La primera opción que da a escoger es:
( )Debian
(*)Beginner
( )Knoppix (como en el LIVE-CD)

Se escoge Beginner con la barra espaciadora, y se da [ENTER]. La razón para escoger esta opción, es que con la primera, que convierte el sistema a un Debian estándar, se pierden las propiedades maravillosas de auto-detección de red, de tarjetas, y de casi todo, que tiene Knoppix. Yo intenté con esta conversión a Debian, y tuve serios problemas de detección. Y lo malo de la tercera, es que no es multiusuario. Con lo cual se pierden las ventajas de Linux en seguridad, y la administración del sistema operativo se vuelve mas desordenada.

En la siguiente pantalla (después del [ENTER]) se escoge la partición que uno escogió para Linux.

En la siguiente, se escoge el formato de partición. La mejor opción es reiserfs, aunque puede escogerse también ext3, que es muy a prueba de apagones y accidentes.

Después se le da el nombre de uno con apellido, un nombre de usuario, la contraseña del usuario dos veces (una bien fácil de recordar, que no importa que sea muy secreta) y la contraseña del root (también llamado administrador o superusuario) dos veces. La contraseña del root sí tiene que ser más secreta, porque da acceso a cosas más críticas del computador. Pero es igualmente importante que a uno JAMÁS se le vaya a olvidar, o le toca sacar sus archivos y reinstalar todo.
Al final, le pide el nombre del host, es decir, de la máquina en Linux. Es como el dominio de la máquina. Yo sugiero algo como marce.pasto.net

Lo último que pregunta en la configuración, es dónde pone el gestor de arranque. Cualquier opción está bien. De modo que se puede simplemente darle [ENTER] y queda seleccionado el sector maestro de arranque.

Después sale una opción arcaica que suele dar problemas, y es que uno puede crear un disquette de arranque. Yo perdí una instalación por eso, de modo que recomiendo escoger hacer el disquette.

Entonces, se puede pasar a la parte 2, que es la propia instalación. En mi máquina vieja, se demoró 15 minutos. No hay que alarmarse por las letras del aviso del proceso de formateo que quedan por ahí, ni con la línea azul de porcentaje completado del proceso, que tiene un comportamiento algo complicado.

Al final, vuelve a quedar con el prompt de

root@tty1[/]:

y uno teclea reboot [ENTER]. En algún momento le dice que saque el CD, y entonces uno lo saca, y entra a su recién instalado Knoppix.

4 comentarios:

stavrogin dijo...

Al parecer mi abuela solía decirle al sacerdote de su pueblo: "Qué bien habla usté el latín, padre". La pobre abuela no tenía ni idea de latín, daba por hecho que el sacerdote lo hablaba impecablemente.

A mí con Lanark me ocurre algo parecido. A veces no sé en qué idioma se expresa, pero escribe maravillosamente.

Mi gran reto para 2006 es instalar el Linux. Quizás entonces me ponga en la piel de la hermana de Lanark y eche mano de estos estupendos manuales...

Marcela dijo...

Noticias: Ahora estoy conectada a la internet mediante el cd de Knoppix, y me encanta.

He aquí la experiencia: empecé a seguir las instrucciones para instalarlo en el disco duro, con mucho recelo, pero pronto tuve un ataque de pánico, empezando porque la versión que tengo disponible es un Knoppix antiguo y no se cargó en español, y tenerlo en español me hubiera dado mucha más seguridad respecto a la instalación. Más adelante me di cuenta de que andaba a ciegas, porque como no sé casi nada de nada de instalaciones, necesitaba entender un poco más lo que estaba haciendo, para evitar que mi peor temor, no saber cómo salir de donde me metí, se volviera realidad, cosa que efectivamente pasó. Ni me pregunten cómo salí de eso. Pese a ello, no soy de las que abandonan, y con lo cómodo que me está resultando manejar Knoppix desde el cd, me imagino lo genial que será manejarlo desde el disco duro.
Esta fue mi experiencia de acercamiento, los temores se eliminan enfrentándolos. Más adelante seguro tendré mejores noticias!

Lanark dijo...

Stavrogin: Estos posts técnicos son bastante áridos, y mi sugerencia es que no les presten mucha atención, hasta que les sea útil algún dato concreto que se ha dado en ellos. Suerte entonces con tu reto del 2007, que acometerás, supongo, en algún momento después de tu aventura laboral en Chipre.

Marcela: Parece que desgraciadamente la temporada de vacaciones, cuando Pasto se llena con los estudiantes que vienen de otras ciudades, amén de hordas de turistas, es la peor para bajar archivos de Internet. De modo que bajar una imagen de disco puede demorarse días. Por lo pronto, habrá que contentarse con la versión vieja de KNOPPIX que conseguiste allá, mientras encuentro la manera de hacerte llegar el CD con el Knoppix en español nuevo, que permite instalar Kanotix, la distribución que funciona bien en disco duro.

Para los demás lectores:
Me encontré otro predicador de las bondades de Linux, que nos da algo de información sobre alternativas para hispanoparlantes. De modo que aquí lo enlazo, para los que estén interesados.

Lanark dijo...

Encontré también una muy buena guía para instalar el propio Debian en español.

COMPREN, COMPREN