jueves, febrero 01, 2007

TELÉFONO CHUZADO

Como en el cuento que escribí hace tiempo estaba usando un lenguaje como de correo electrónico, decidí entrenarme convirtiendo un correo electrónico en una conversación telefónica ficticia.
Todo eso, para dar el parte de la extraña misa por la salud de Fidel Castro que se ofició el domingo 29 de enero en Bogotá, Colombia. El hecho me tiene sin cuidado, excepto porque es muy, muy curioso.

Casualmente el dia de hoy me encontré en el único diario nacional, dos artículos que rivalizan en comicidad, aunque el uno lo hace adrede, y el otro lo a su pesar. Por un lado, volvieron a Hugo Chávez facista, y por otro lado, volvieron a Álvaro Uribe comunista. Lo cual llama por enésima vez la atención sobre lo parecidos que son estos dos personajes. En medio de este caos ideológico que se ha vuelto esta punta norte de América del Sur, la semana pasada ocurrió que a alguien se le ocurrió ofrecer una misa por la salud de un ateo confeso: Fidel Castro.

Supongamos, entonces, que en Colombia no fuera ilegal interceptar las comunicaciones de los ciudadanos así como así (¿lo es?) y que los organismos de seguridad del Estado hubieran interceptado una llamada donde se hablara de la citada misa. Esto está basado en unos correos que amablemente me pasaron, espero no abusar de las fuentes al distorsionar el texto para adaptarlo al modo conversación telefónica. Ahí va.

Agente 1 (A1) - Listo! préndame ahí el amplificador... listo.
Agente 2 (A2) - ¿ya está copiando?
A1- Si... falta ver que no sean los vecinos
Voz femenina en el bafle (F) - Si, es que valía la pena hacer la excepción, para tenerles el reporte.
Voz masculina en el bafle (M) - Pero, ¿qué clase de gente había?
F - Como cabía esperarse, estaba el eterno vendedor de Voz en la entrada, y algunos otros mamertos identificables.
A1 - ¿no le digo? eran éstos
M - Pero no serían muchos...
F - No, si había bastante concurrencia; todas las bancas estaban ocupadas.
M - ¿y qué decía el cura?
F - Empezó por aclarar el carácter estrictamente religioso del evento, enfatizando que es normal rezar por cualquier persona enferma.
M - ajá
F - Yo pensé que así iba a ser el tono de toda la misa; pero ya durante el sermón, el cura empezó a usar términos como "estructura social", "opresión", "dominación", "justicia y equidad", "sistema egoísta vs. sistema solidario", etc.
M - jajajaja... me imagino el sermón.
F - El sermón estuvo suficientemente mamerto, sin decir nombres propios, claro.
M - Si, es que curas izquierdosos no faltan.
F - Un poco al estilo chavista de "Cristo fue el primer socialista".
M - payasos. Entonces, ¿todos muy católicos?
F - Luego les hizo decir el credo, pero no el credo normal sino uno que se estaba inventando, que era como sobre seguir la vida de Cristo y luchar por la justicia social y todo eso.
M - ¿y eso se puede, en una misa?
F - Me imagino
M - ¿y la música?
F - La música era con un grupo de cámara en vivo y unas sopranos.
M - vea pues.
M - ¿y a la salida alcanzaste a observar a la gente?
F - A estas alturas ya *** se había aburrido entonces nos fuimos. Fue bastante entretenido ver las pintas: un buen porcentaje de los asistentes tenían camisetas del Che o con banderas de Cuba. Y había un tipo con un lorito en el hombro.
M - ahí están pintados
F - Pero ahí tienen su público, ¿no?
M - Bah, nuestra izquierda ha sido de capillas, de cultos a la personalidad, religiosa en esencia y por ello mismo sectaria!
F - Ah, entonces no te extraña. Esa izquierda...
M - En el fondo, es más conservadora que dialéctica. Por eso aún muchos creen que las FARC y el ELN sigen siendo revolucionarias (si es que alguna vez lo fueron)
F - Pero hay que reconocer que al menos es pintoresco.
M - Definitivamente en un país donde se mandan a decir misas por un marxista confeso y por ello mismo ateo, llenándose la catedral de supuestos revolucionarios, es un país que puede también creer que tipos como Uribe son estadistas que merecen ser reelegidos indefinidamente.
A1 - Ah, no, qué mamera. Estos no van a decir nada.
A2 - Si, vámonos. Ya está haciendo hambre.

4 comentarios:

Andrés David dijo...

Que vaina tan rara. Dos cosas me llamaron mucho la atención:

i) El tipo con el lorito me recordó a Long John Silver, pirata medio querible pero pirata al fin y al cabo. Provecho propio por encima de los demás.

ii) Debajo del cartel con la invitación a la misa está el mensaje real, el que vale la pena, el que estaba por debajo y nos hace pensar que la misa no era un misa y mucho menos por Fidel. Era una reunión de la rosca, grupo etereo en el que es mejor estar.

Lanark dijo...

Andrés: Piratas... de pronto éste sea de los buenos, de los que les queman discos y DVDs sólo a los amigos que no tienen con qué comprar el original.

La rosca... jajaja, feliz coincidencia. No estoy muy seguro de si esa rosca sea muy conveniente para estar. El gramático del régimen dirá que es la mejor rosca del mundo, que usted se mete, y de una le dan un puesto vitalicio con sueldo de 15 salarios mínimos. Que es la rosca que detenta el poder en casi todo, excepto en la conciencia incorruptible del Presidente. Yo tengo mis dudas. Pero rosca, es rosca.

Bernardo Barrera dijo...

Esta noche de bloggeada ha estado buena, este post esta la madre, en especial por esto que me hizo reir bastante: "M - Definitivamente en un país donde se mandan a decir misas por un marxista confeso y por ello mismo ateo, llenándose la catedral de supuestos revolucionarios, es un país que puede también creer que tipos como Uribe son estadistas que merecen ser reelegidos indefinidamente.
A1 - Ah, no, qué mamera. Estos no van a decir nada.
A2 - Si, vámonos. Ya está haciendo hambre."
Un saludo señor Lanark!

Lanark dijo...

Bernardo: jeje si, en medio de todo a mi siempre me ha parecido muy chistosa la idea de los policías oyendo conversaciones ajenas. A veces debe ser bastante jarto para ellos.

Un saludo, también.

COMPREN, COMPREN