lunes, enero 15, 2007

JUSTIFICACIÓN CON LOS PIES FRÍOS

Imagen: "Cold Feet" collage de Tez Humphreys


En alguno de sus delirantes diarios, Salvador Dalí (y perdonarán los detractores del señor de los bigotes) decía que nada lo inspiraba más que unos zapatos apretados. Yo no tengo zapatos apretados, pero deliberadamente he dejado que mis pies alcancen una temperatura de unos 16 grados, bastante baja para cualquier órgano del cuerpo, a ver qué texto sale de esa situación térmica.

Y esto es lo que salió, una carta.

ejem.



Señores
especie humana
(o cualquier especie que pueda decodificar este texto*)

Me dirijo a ustedes con el propósito de justificar mi existencia sobre esta tierra.

Sabemos que tanta formalidad no es necesaria, y que el asunto para la mayoría de los primates que pueblan este planeta azul no es de legitimidad ni de derechos, sino de simple supervivencia. También es mi caso, claro. Estoy aquí, y mis genes me empujan a seguir estando acá más o menos entero, esquivando las máquinas que se desplazan en las calles, ingiriendo los nutrientes que me hacen falta, y evitando que órganos del cuerpo más críticos que los pies bajen de los 30ºC. También deberían impulsarme continuamente a reproducirme, pero eso no ha sucedido por suerte.

Al grano. ¿porqué justificar mi existencia sobre la tierra? Tengo tres razones para hacerlo, si bien tengo que hacer acopio de honestidad para darlas:
  1. Alguna vez leí a un posmoderno tratando de justificar una cierta forma de hacer arquitectura con base en algo que él llamaba "las geometrías fractales" y "el paradigma del caos", y me pareció un ejercicio tan inútil e innecesario, que me parece perfecto para uno de esos textos que uno escribe para evitar seguir estudiando.
  2. Uno de los aspectos del carácter pastuso (el de la región de donde provengo) y del carácter de parte de mi familia, que he heredado, es un cierto exceso de conciencia sobre el balance de lo que uno da y lo que uno recibe, que ha sido interpretado por gente de otras regiones y otras mentalidades como complejo de inferioridad, pobreza de espíritu, ausencia de espíritu emprendedor, y demás. De modo que puedo ventilar un poco el ático de mis inseguridades y vergüenzas, que aunque suene ligeramente sicoanalítico, puede resultar al menos entretenido.
  3. ¿por qué no? es un blog.
Expuestas mis razones, es defcir, la justificación de mi justificación, la justificación de segundo orden, procedamos a la justificación de primer orden.

Para ser merecedor de los alimentos que he consumido, hago el firme propósito de aprender a labrar la tierra después de la catástrofe del 2012. Menos mal que no he consumido muchas carnes, lácteos, y cosas como esas, que requieran deteriorar muchas hectáreas de tierra fértil, contaminar, y ese tipo de efectos colaterales. De otro modo, no me alcanzaría labrar la tierra ni hasta el 2112.

El haber sido criado de una manera tan efectiva por mis padres, lo retribuyo absteniéndome de reproducirme (tal vez) con lo cual libro al mundo de los resultados de mi fracaso al intentar hacer lo mismo.

La educación que he recibido, digamos que ya es un tema demasiado enredado para preocuparme por su legitimidad. Procuraré hacer con ella algo que valga la pena. Por ejemplo, dibujitos como éste:


Por cierto, todos los vértices, en azul, son equivalentes. Tienen tres vecinos a un vértice, seis a dos vértices, seis a tres vértices, tres a 4 vértices, y uno a 5 vértices.

La cantidad de libros que han caído en mis manos, no estoy seguro de que los merezca. En todo caso, bien valdrían como pago el adherirme a la moratoria de 10 años que han sugerido por ahí absteniéndose de publicar cualquier cosa. Un voto de silencio interesantísimo. Pero, claro eso viene después; por ahora, aún podría escribir como obseso, dado el caso de que se me ocurriera qué escribir.

Y así con otro montón de cosas de las cuales dudo ser merecedor a carta cabal. Por ejemplo, escribiendo con los pies fríos podría compensar un poco el haber nacido en un pais de la zona tórrida, donde uno tiene que irse al páramo para saber cómo es el frío que taladra los huesos.

Y es que ahora que lo pienso, me importa un comino merecer, y sólo quiero compensar. El yin y el yang, bla bla bla bla.

Por otro lado, no es uno el que tiene que compensar, pueden compensar otros que tengan algo en común con uno. Pero también equilibradamente, que compensen lo que a uno le gusta, y lo que no, que al fin y al cabo son distinciones bastante arbitrarias.

Siendo el caso que ya me importa mucho menos mi ilegitimidad, y que mis pies siguen igual de fríos, me despido.

Suyo (de la especie),

Lanark

*Alguien predijo en 1994 que en la siguiente década una inteligencia alienígena iba a hacer contacto con internet, y puede haber ocurrido. Aparte, claro, de que tal vez los delfines y los ratones tengan un mecanismo desconocido de conectarse con la world-wide-web.

Ante el problema de qué comentar sobre este texto, les dejo algunas claves que les pueden ayudar:
  • Tengo los pies fríos
  • Como dice Alex de la Iglesia: "Es mucho mejor que te den un millón de euros que una paliza con bates de acero."
  • Dice también Siniestro Total "Es mejor tener un traje a una chupa de cuero, que la chupa ya está ahí de por sí"

18 comentarios:

Bernardo Barrera dijo...

Ah... Pues que bueno que sumerce este decidiendo compensar a este mundo desprevenido (aunque parezca muy prevenido) no reproduciendose, decision muy inteligente.
Ahora, la legitimidad de su existencia me importa un pepino, ninguno de esta especie tiene justificación alguna valida respecto a eso, y ya suemrce lo ha probado.

Saludos desde Bogotá!

PD: Espero se haya puesto unas medias de lana virgen bien gruesas, porque si no el resfriado...

Fionamovies dijo...

A ver:
1. Me gusta la referencia a Dali. Como historia, de niña me causaba muchisimo miedo.. ahora, después de descubrir a Buñuel y el surrealismo, es mi pintor favorito.
2. Los pies frios afectan en algo? Dices que escribes eso así, pero no nos aclaras si así es siempre o no... yo no creo que afecte. Lo que me lleva a...
3. Siempre habrá excusas para escribir y liberarse... Me parecio super el texto... Medio incoherente... lo que me lleva a que es surreal.
Un abrazo.

Lanark dijo...

Bernardo: Parece que realmente no es algo para perder el sueño. Como cuando dicen "por plata no se preocupe, porque plata no hay"

En efecto, unas medias de lana que me compraron en el puente de la 45 a la entrada de la U. Nacional, cambiaron rápidamente la situación térmica de mis pies después de acabar de escribir. Así no perdí ningún dedo ni me gané una bronquitis.

Fiona: Cuando en la biblioteca de una tía descubrí los textos de los gestores de las llamadas vanguardias de principios del siglo XX, y de sus inspiradores inmediatos, fue una revelación para mi. Todavía no me recupero. Hace algunos meses me asaltó de nuevo el manifiesto Dadá y nuevamente me agarró inerme.

Hasta donde sé, está probado con bastante certeza que el frío disminuye algunas capacidades mentales; no se bien si las hayan aislado. Pero el caso, es que a veces cuando se logra ponerte freno a la mente, salen cosas interesantes. A veces no sale nada interesante, claro.

Lo pienso, y podría decirse que sí es un método medio surrealista.

Kyboy dijo...

Fresco Lanark, yo te ayudo a compensar, ya que algo tenemos en común. Aunque no creo que equilibradamente, seguro me inclino por aquellas cosas que no te gustan.
Siniestro total también dice: “ Más vale ser punky que maricón de playa”; afortunadamente eso no me impidió, en estas vacaciones, disfrutar del espectáculo que daban los negros bailando champeta en la Boquilla, junto al mar.
Todo es como tiene que ser.

Marcelius dijo...

don lanark:
Seguro ha de haber métodos menos rígidos y tan o más benéficos para las musas. (Pobres paticas!)

Pero de vez en cuando vale la pena volver a la vieja escuela.


Yo no puedo dejar en que la especie humana no tiene depredador y quién carajos viene siendo uno en una masa de 6 billones (claro que hay otros seres con cantidades de congéneres muchísimo mayores), pero igual también me esmero en permanecer sobre el planeta as long as I can. Me parece que estoy llena de excelentes razones para ello, pero nunca me he detenido a elaborarlas. Tu ejercicio es inspirador.

Un saludote

Lanark dijo...

Kyboy: Ah, ¡cómo es de bueno que se pillen bien cómo es la cosa! Muchas gracias por darme una mano, de otro modo me quedaría un cabo suelto, jajaja. Si hasta siento una fracción mínima de la envidia que podría sentir de los que se fueron a pasear a Cartagena en enero.

Todo es como tiene que ser.

Marcelius: Si, no creas que la vieja escuela (¿estoica?) es para todos los días. Soy demasiado buenavida.

Y no creas, yo creo que las acciones de un pobre pelagato pueden tener alcances inesperados. Puede ser que me tosté, pero eso es lo que creo ahora. Pero somos 6 millardos a menos que adoptemos el billón gringo.

Me siento súper de escribir textos inspiradores. Como uno de esos viejos tostados que admiro (no hablo de Paulo Coelho, sino de Tim Leary, Hoffman, y Robert Anton Wilson). Gracias también por eso.

Anónimo dijo...

Notable detractor de la legitimación Lanarkiana de la existencia, ya hace algunos lustros advirtió el pensador Antonio Cervantes "Kid" Pambelé que "es mejor ser rico que pobre", con un ánimo bastante mercantilista, pero igual de legítimo, creo, aunque la verdad no encontraría en esta justificación la atribulada compensación a la que llama el señor Lanark, y que sí considero como un axioma fundamental de la existencia (Tal vez lo pienso así por compartir el carácter pastuso). A dónde me lleva esto? A ninguna parte. Simplemente quería mencionarlo.

Y si, racionalmente creo que la peor forma de contaminación de este universo es la existencia humana, de modo que entre menos seamos, tanto mejor para los que nos tocó llegar.

Finalmente, no comparto la percepción de que el post tuvo algo de surreal, así como tampoco veo una diferencia firmemente inspirada en el frío de los pies. De hecho, creo que fué un peligroso distanciamiento de la atinada indicación del Señor Plátano: no importa. Y si importa, tampoco importa.

Y la existencia sí que menos.

Tal vez un poco egoísta de mi parte señor Lanark, porque es su blog, pero prefiero los escritos logrados mediante otras pruebas para sus sentidos. Creo que el frio taladrando sus pies bien puede ser tachado de la lista. Ha probado escribir algo bajo los efectos de la capsaicina? (o capsicina?). Es decir, en caso de que uno sea capaz de sostener las manos en el teclado tras el primer mordisco a un jalapeño o peor, a un habanero...

Un saludo.

shoegazer dijo...

Una razón suficiente para seguir viviendo es que, para la gente que lo quiere a uno, es mucho más engorroso lidiar con el cadáver que lidiar con uno vivo. Es de mala educación suicidarse y dejar a los otros encartados.

Lanark dijo...

Anónimo: Hombre, a veces me parece que apenas sí soy alguien para contradecir al gran Pambelé. Cuando aventuré la conjetura sobre el carácter pastuso de esa maña compensatoria, me pareció un poco arriesgada. Cada indicio de no haberme equivocado me maravilla y me tranquiliza.

Realmente no es evidente el transfondo plataniano (¿o es platánico?) de este post, pero me parece que sí logra el cometido de que el lector quede pensando que al final no importa, y que si importa tampoco importa.

La estrategia de la capsicina me suena mucho. El dia que a los sínhalas (los de Sri Lanka) que de por sí cocinan bastante picante, se les pase la mano con la capsicina, voy a decirles que me guarden un poco para intentar la escritura cápsica. O con un chile habanero, quién quita que se consiga por ahí.

Shoegazer: Esa es sin duda una buena razón para no suicidarse, e incluso para cuidarse de accidentes y enfermedades.

Claro que cuando alguien se suicida, los que lo quieren pierden, pero siempre tienen también la opción de suicidarse. No es raro que al joven suicida lo sigan sus atribulados padres (a veces se dejan morir de una manera menos espectacular que un sucidio) a veces sus perros, o incluso su pareja o sus amigos. Algo de eso hay en Romeo y Julieta.

El que se suicida pone a los que lo quieren demasiado a jugar un juego (en el sentido de la teoría matemática de juegos) donde el último que muere pierde.

También puede decirse que el que más quiere más pierde. Pero supongo que eso le da mas mérito a vivir y a querer.

Kyboy dijo...

¿Cómo sé que no me engaño a mi mismo por mi amor por la vida?
¿Cómo sé que al odiar la muerte no actúo como aquél que dejó su hogar en la juventud y no conoce el camino de regreso?
La señora Li era la hija del guarda fronterizo de Ai. Al principio, cuando fue capturada por el señor de Ch´in, humedeció la solapa de su vestido con su llanto. Pero cuando se hubo instalado en la residencia del soberano, compartiendo su diván y comiendo manjares exquisitos en su mesa, se arrepintió de sus lágrimas. ¿Cómo sé que los muertos no se arrepienten de su antiguo deseo por la vida?

Chuang Tzu

Anónimo dijo...

Me gusta mucho más el argumento de Shoegazer, puesto que su justificación para vivir se sale de sus huesos y se pasa a los de quienes la quieren. Lo que más me atrae es que, eso de evitar a toda costa que los demás se incomoden por uno, es un gesto de convivencia recalcitrantemente pastuso.
Ahora, con base en lo que dice Chuang Tzu (citado por Kyboy) me resulta un poco angustiosa la duda generada en esa forma extraña de arrepentimiento prospectivo. Por alguna razón me impulsa a buscarle contenido a cada segundo de vida, con el fin de que cuando me muera no me quepa posibilidad de arrepentirme de haberme muerto, precisamente porque viví cada segundo disponible. Pero esa perspectiva me aterra. Creo que es mejor pensar que, definitivamente, no importa.

cgiovanny dijo...

¿ como justificar el q estemos aca?, esa es la pregunta,¿cierto?.Mi perspectiva personal gira en torno al existencialismo, no creo en un destino manifiesto ni en la ley de¨la vida de compenzara por tus buenas acciones, de no ser así te castigara¨, cada quien traza su camino y es posible q algun dia desida tomar uno distinto al inicial, quiza incluso cerrar el camino y ya,todo esto para decir q buscar continuamente opciones q logren mantenerme mentalmente tranquilo y emosionalmente motivado son para mi una respuesta a tan dificil cuestion.

En cuanto al caracter pastuso, le comento q la mayor parte de mi familia es de esas tierras, para destacar de ellos hay muchas cosas, como la humildad ( no complejo de inferioridad) sino vista desde la equidad.

Lanark dijo...

Kyboy: Pues si, en realidad en estas sociedades de origen cristiano se tiende a sobrevalorar la vida. La idea es que no nos pertenece a nosotros sino a un Dios omnipotente, al que curiosamente le importa mucho lo que hagamos con ella. Por eso ponen al suicidio, a la eutanasia y al aborto al mismo nivel que las masacres.

Pero la verdad, es que jamás vamos a poder salir del ego mezquino si seguimos agarrados como garrapatas a cosas pasajeras como la vida.

Anónimo: Casi puedo afirmar con certeza de que eso de vivir al máximo cada momento es una confusión occidental de las doctrinas budistas y taoistas. Creo que ese no es el punto.

Aunque entiendo perfectamente que haya sido tomado así, porque el punto es tan similar que la cosa es muy sutil. La idea budista es llegar a estar siempre consciente, siempre conectado a la conciencia mas profunda y menos separada. Eso no tiene mucho que ver con el discurso de "actitud positiva" ni de "vivir al límite" ni nada de eso.

Cgiovanny: Debo reconocer que la idea del post es un poco confusa incluso para mi. Inicialmente quería burlarme de mi propia manía de querer sentirme legítimo, pero se volvió otra cosa. En el momento no tengo tiempo para comentar mucho más, pero lo haré.

Chévere que haya pegado mi apreciación sobre el carácter pastuso. Todavía me sorprende, como dije antes.

stavrogin dijo...

Bien, Lanark, bien... Compruebo con gran alegría que se te está empezando a "pirar la pinza" (eso decimos en España) y que podrías iniciar en breve un proceso de desintoxicación del mundo ultrarracional y académico.

Me alegro también de leer tantas referencias a España (Dali, Siniestro Total e incluso Alex de la Iglesia). Efectivamente, España es un país que sólo tiene sentido si se enfoca desde la actitud surrealista y absurda. No es casualidad que de aquí hayan salido Buñuel, Dalí o Fernando Arrabal. Malditos sean todos aquellos que quieren europeizar España e imponernos cosas tan absurdas como cenar a las 8 de la tarde. Jamás!!

Tampoco es casual que Michel Houellebecq vea en el sur de España el único rincón europeo no contaminado por la corrección política y la ingenuidad; ahora vive en Cabo de Gata, Almería, una zona que te recomiendo para que continúes con tu proceso de renovación espiritual.

Un buen día decidí que no quería inspirarme por el budismo zen. Entonces me interesé por el surrealismo español y por la meditación en movimiento sufí. La mejor manera de relativizar la vida es mofándose de ella, provocando sin cesar, intoxicando verdades y cuestionando dogmas. Dicen que Nietzsche se quedó de piedra cuando, ya al final de sus días, cayó en sus manos un libro del maestro sufí Ibn Arabí. !!El místico murciano ya había dicho lo mismo que él ocho siglos antes!!

El lejano Oriente es muy seductor, pero me parece terrible que en miles de páginas sobre el budismo no aparezca ni una sola invitación al "sentido del humor malicioso" (léase "cinismo" si se quiere). Ni una. Y en mi opinión, apenas tiene sentido hablar de consciencia o de espíritu si no hay humor, risa, carcajada o provocación. Ese es el punto débil de las sabidurías orienales, creo yo. Algo que no ocurría en Grecia ni en la Andalucía musulmana, por ejemplo...

Kyboy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kyboy dijo...

Acaso la sonrisa de Buda no es una apología al buen humor?. Claro que una cosa es el humor entendido como agudeza y jovialidad y otra el cinismo soberbio y ofensivo, un ejercicio que acentúa la dualidad.
Sobre el humor Wilber nos dice: “La trascendencia devuelve el sentido del humor y el espíritu porta consigo la sonrisa. Son muchos los representantes de movimientos tan positivos como el feminismo, la ecología y los estudios espirituales que carecen de sentido del humor, o dicho en otras palabras, que carecen de comprensión y de la adecuada distancia con respecto a sí mismos, con respecto a su ego y a su juego de obligar a los demás a acomodarse a su visión de las cosas. En este sentido, existen dos alternativas: el humor autotrascendente o los juegos de poder egoicos, y con demasiada frecuencia, nos decantamos por el pensamiento políticamente correcto y elegimos la segunda de ellas. No estaría de más, pues, que hiciéramos lo posible por recuperar la risa”.

Marlon dijo...

Primero disculpas por atreverme a plasmar ideas menos delicadas como comentario al buen post con el que me deleité. Por primera vez me estreno en el fabuloso mundo de donalvar despues de tantas advertencias de todos los individuos que "me conocen" prediciendo el hecho de que me gustaria leer el blog del donalvar from chibhighlands; efectivamente me ha gustado y mucho, esta muy bueno todo, que bueno que se encuentran especimenes que se dedican a esto y no a "reptar" (lo usa Cioran) solo para la cotidianidad, obvio como yo, es entonces loable disponer de tanto tiempo a recolectar, armar y producir tanta información saaaabrosa (no para la boca sinó para la boca cerrada mas bien, mouth wide shut!). Me gusto en especial este POST y decidi comentar en algun lado (elegí aquí) y de paso saludar a lanark y desearle feliz estadía en la tierra que quería Zanquilargo (despues dicen que Gibson no enseña en sus pelis jajajajaj). Un placer saludaros, espero volverme asiduo del blog y me voy porque entre trabajo, vision, magnolia, mujé, charlatanería por msn y otras perdidas o ganancias de tiempo pronto regrese con algo medianamente intersante. Como dicen los teletubbies: "ABAZOOO"

Lanark dijo...

Stavrogin: Linda expresión, pirar la pinza. Realmente, siempre he sido un poco menos racional de lo que me conviene, aunque apenas ahora ha aparecido quién se solace en mis excursiones fuera de la razón.

En efecto, cuánto mejor es España cuando no se la trata de ver como a un pais europeo. Y de España, lo mejor es precisamente sus excursiones increíbles en la sinrazón, que abarcan de alguna manera extraña a Torquemada, Buñuel, Dalí, Siniestro Total, Franco y Tony Kamo. Expediciones mucho menos lamentables que las expediciones geográficas en América (sin ánimo de ofender).

El mismo nombre del blog, es el título de una novela del escritor gallego Gonzalo Torrente Ballester.

Me abstengo de cuestionar en lo mas mínimo las opiniones que puedas tener sobre el budismo en general y el zen en particular, por razones completamente egoístas. Para mi, es mucho mejor que mis amigos y conocidos sean un grupo muy heterogéneo. Si yo creyera, además, que hay un solo camino a la Unidad, sería maligno de mi parte ocultarles mi camino a otros, pero como son múltiples, no es tan grave. Al final, claro, todos convergen.

Kyboy: De acuerdo. Una de las principales razones que tengo para no considerar el budismo (como práctica única, sin arandelas étnicas) como una religión, es que al decir de Cioran "Las ideologías, al igual que las religiones, de las que heredaron todos los vicios, no son en el fondo más que cruzadas contra el humor"
A mi modo de ver, hay mucho humor en el budismo. Tal vez por eso los monjes budistas, que vivan una vida tan dura, suelen ser tipos tan divertidos que viven muertos de risa, en la mayoría de los casos (al menos, en lo que a mi experiencia respecta).

Marlon: Caray, ¡dichosos los ojos! Bienvenido por estos lares. Me encanta que pases de vez en cuando, y por supuesto, eso es como en el mercado de Bomboná, "sin compromiso"; no hay que comentar nada. Wide shut is OK. Del Zanquilargo no hablemos, que en esto aparece, jejeje. De modo que, por acá a la orden, vecina.

¡ABAAZOOO!

COMPREN, COMPREN